sábado, mayo 18, 2024
sábado, mayo 18, 2024
spot_img
InicioActualidadEl paro afecta la transportación de los trabajadores florícolas por el cierre...

El paro afecta la transportación de los trabajadores florícolas por el cierre de la vía Quito-Ibarra

Fotos: Miguel Jiménez, Periodismo Público

Margarita, cuyo apellido se reserva, ha caminado más de lo habitual hoy por la falta de transporte en la provincia de Ibarra, a causa del paro liderado por la Conaie. Dice que en las mañanas y en las tardes van a trabajar pero este martes 14 de junio las pocas camionetas que dan servicio están cobrando de 1 a 3 dólares y ahora toca caminar un buen tramo desde Cayambe para poder llegar a su casa, en El Quinche, sitios ubicados a unos 37 kilómetros de distancia.

Margarita no se queja de tener que caminar ni del dinero que tiene que desembolsar en esta jornada. Ante la pregunta del reportero de Periodismo Público de si desea que termine el paro para que haya transporte, ella asegura que «tiene que haber una solución siempre y cuando acceda el Gobierno también, porque los precios no están ahorcando más que el paro».

Ella es una de los trabajadores que están en la carretera entre Ibarra y Pichincha para retornar a sus hogares, a causa de la falta de transportación y de los bloqueos en la carretera, aunque a grandes rasgos la situación está tranquila.

En Santa Marianita de Pilguní había unos 50 carros estacionados al mediodía que bloqueaban la vía, mientras persisten dificultades desde Ibarra para el traslado a Quito, donde a la altura de Zuleta hay obstáculos en la carretera, como se puede apreciar en las imágenes.

Los choferes expresaron su preocupación porque llevan productos perecibles, por lo que temen que estos se les dañen.

Allí encontramos a Javier Cadena, quien es trabajador de una florícola de «La Bola de Guachalá», en Cayambe, y vive en El Quinche y también se vio obligado a caminar. Él cada día se levanta a las cuatro de la madrugada para trasladarse a su puesto laboral, a donde ingresa a las 7 am. Se ha quedado a dormir en la florícola pero sin las comodidades y asegura esta es la tercera vez que lo hace a causa de un paro. Dice que los dueños no les reconocen el costo que pagan en exceso por trasladarse a su casa en época de manifestaciones como estas, y si se quedan en la florícola para evitar las consecuencias del paro, deben dormir en una colchoneta en el piso para tres personas en un cuarto encerrado.

Sobre el paro dijo a nuestro medio de comunicación que espera que «sí lleguen a un acuerdo y que ya se termine esto» porque «si no trabajamos, no tenemos para comer y sobrevivir», «pero si no estuviéramos trabajando no hubiera reactivación económica». Indicó que para los manifestantes, quizás, no es tan difícil pasar estos días sin trabajar porque «no es por estigmatizar pero los indígenas tienen su terrenito, tienen sus papas y cualquier cosa que pueden sobrevivir, a diferencia de nosotros que tenemos que hacer dinero para poder consumir».

A su lado, otro trabajador residente también de El Quinche asegura que «lo mismo que pasa él, estamos pasando todos y uno hace el esfuerzo para llegar a su casa porque no tiene su casa propia, vive arrendando y si no paga el arriendo, obvio que lo botan».

Por su parte, Fernando Bustamante viaja en bicicleta casi todos los días desde La Bola de Guachalá hasta Guayllabamba, en Pichincha, porque el hospedaje que le dan en la florícola durante el paro no tiene las condiciones para descansar y tienen miedo hasta enfermarse.

Mientras tanto, la Conaie ha convocado a un gran levantamiento indígena por la detención de su líder, Leonidas Iza, que consideran ilegal, y que tuvo lugar en el primer día del anunciado paro nacional en demanda de un pliego petitorio por mejores condiciones de vida en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Video Prefectura

LO MÁS LEÍDO