viernes, mayo 24, 2024
viernes, mayo 24, 2024
spot_img
InicioOpinión¿Qué deben comer los ecuatorianos?

¿Qué deben comer los ecuatorianos?

Pablo Cruz Molina

Chef, emprendedor gastronómico, consultor y docente. Veinte y seis años en la actividad profesional y dieciséis en la academia universitaria en Quito con dos maestrías de especialidad: Recreación y aprendizaje lúdico e innovación en la gestión del patrimonio gastronómico.

Una persona cuando piensa que puede contar con productos de otras partes del mundo, quizá se sienta afortunada. Salmón chileno, chocolate suizo, naranjas de Florida, papas de Canadá, bife uruguayo. Pensar que si puedo comprar esos productos porque quiero y porque puedo darme el gustito que me da la globalización y el libre comercio es simplemente egoísta o no sabes cómo funciona el sistema alimentario mundial.

Los productos importados son el resultado de la producción agroindustrial y distribución de grandes corporaciones multinacionales que ofertan productos de muy baja calidad nutricional siempre con una huella de explotación, acaparamiento de territorios, fuentes de agua, propiedad genética de semillas, etc. y que se suma a otra huella de residuos de CO2 que se emiten a la atmósfera por la industrialización y el transporte.

De cuando en cuando nos orgullecemos que el chocolate fino de aroma ecuatoriano es el mejor del mundo pero la balanza comercial indica que importamos más de lo que vendemos, esto significa que la gente prefiere los chocolates extranjeros a los nacionales.

Pero no sólo es cuestión de nacionalismo porque en realidad el mejor chocolate del mundo es ecuatoriano. Lo que consume y llega del extranjero ni siquiera puede ser considerado chocolate porque contiene grasa vegetal de palma africana hidrogenada (manteca vegetal 3 chanchitos) entre sus componentes. Entonces es calidad y propiedades nutricionales, pero además es un apoyo no sólo a la pequeña industria local, sino al campesino que cultiva el valioso cacao premiado y valorado por expertos como los Internacional Chocolate Awards.

Así mismo pasa con el salmón. Cada vez que uno compra un filete de este pescado maravilloso, está apoyando a una industria piscícola multinacional internacional que emite 12 Kg de CO2 por cada Kg de salmón producido y transportado hacia el supermercado. Pero si compro una corvina, el apoyo es a la pesca artesanal ecuatoriana. Industria, versus pesca artesanal. Cada vez que uno va a la costa a vacacionar, mira en qué condiciones viven los pescadores. Industria versus pesca artesanal.

Ahora tienen la respuesta de lo que hay que hacer y mejor aún si le aportamos una condición más. Que sea de comercio de economía popular y solidaria. Que sea producto de pequeños productores y artesanos, que sepamos que esa inyección económica va directo al pequeño campesino o pescador. Exigiendo calidad para que el producto sea competitivo y esas personas y familias también desarrollen mejores productos y condiciones. Que el precio que se pague sea justo por lo que recibimos. Al supermercado nunca le pedimos rebaja ni yapa, por qué al campesino o a la señora del puesto de la fruta sí.

Por eso si a mí me preguntan, qué debe comer un ecuatoriano, la respuesta es producto nacional. Para cuidar nuestra salud, la salud del medio ambiente y la economía local. (O)

Video Prefectura

LO MÁS LEÍDO