lunes, abril 15, 2024
spot_img
InicioTendenciasEducación Híbrida: las oportunidades que deja la pandemia para la academia

Educación Híbrida: las oportunidades que deja la pandemia para la academia

Por: JOSE A. MEDINA TALAVERA | Docente de Broward lnternational University- BIU

En los primeros meses del año 2020, se manifestó un crecimiento rampante en los casos de contagios de covid-19, lo cual desató una pandemia que ha tenido un impacto significativo en la educación a nivel mundial. Dicho evento causó el cierre de escue­las y universidades en todo el mundo, y forzó a los equipos académicos a buscar alternativas para proveer continuidad a los sistemas educa­cionales.

Como alternativa principal, se acudió a la tecno­logía para la entrega de la educación. Aquellas instituciones que habían acogido la educación en línea como parte de su estrategia simplemente continuaron dichos esfuerzos. Las que, durante la última década, se habían resistido al cambio y no habían adoptado la tecnología como apoyo a la instrucción se vieron obligadas a implementar la «enseñanza remota de emergencia» (emergen­cy remole teaching), para salvaguardar el bienestar de los estudiantes, los profesores y todo el personal.

Aquí es preciso diferenciar entre la «enseñanza remota de emergencia», que quizás se describe mejor como la conversión o el desplazamiento de los cursos en clase a un entorno virtual, y el aprendizaje en línea, que se define como una ex­periencia de aprendizaje que está diseñada para el entorno en línea y aprovecha las propiedades únicas de este para proporcionar a los estudian­tes una experiencia de aprendizaje efectiva.

De forma acelerada y en el lapso de unos pocos días, la facultad, el personal y los estudiantes promulgaron conversiones drásticas para continuar la misión central de enseñar y aprender durante la pandemia.

ENSEÑANZAS PARA INSTITUCIONES, DOCENTES Y ESTUDIANTES DE FORMACIÓN VIRTUAL
En primer lugar, llaman la atención las institucio­nes que por cerca de una década estaban consi­derando las tecnologías disruptivas y no las ha­bían adoptado por temor a que tales inversiones pudieran tomar el lugar de la educación presen­cial experiencia. Estas instituciones se debieron mover de forma abrupta a una enseñanza poco planificada y, en muchos casos, en ausencia de las mejores prácticas del diseño instruccional.

Como resultado, varias investigaciones mani­fiestan el desinterés y la falta de motivación por parte de muchos estudiantes al participar de una educación centrada más en la enseñanza que en el aprendizaje.

Este proceso puso de manifiesto el estado de la brecha digital cuando dichas instituciones cambiaron al aprendizaje remoto en la primavera del año 2020. Rápidamente, se descubrió que un gran número de estudiantes no tenía computadoras portátiles, acceso confiable a internet o las herramientas técnicas que necesitaban para continuar sus estudios. Esto causó que muchos no pudieran continuar sus estudios.

«A medida que vayamos regresando al aula y las instituciones académicas se centren en la reapertura, se determinará cómo se verá la educación en el futuro y cómo encajan los nuevos métodos y tecnologías de enseñanza en línea».

Por otro lado, durante este periodo, las institucio­nes académicas se han dado cuenta de que hay funciones operacionales que se pueden llevar a cabo de forma remota, teniendo un impacto mí­nimo en la operación y generando economías de gastos operacionales. Ello ha forzado a reevaluar el modelo operacional.

REGRESO A LA «NORMALIDAD», ¿QUÉ SE PODRÍA DESARROLLAR DE MANERA VIRTUAL Y QUE DE FORMA PRESENCIAL?
El lado positivo de la pandemia es que la inno­vación ha pasado, repentinamente, de ser una actividad marginalizada al centro de muchos sistemas educativos. Esto no solo cambió el entorno del aula, sino también la forma en la que los estudiantes y educadores se involucran en la experiencia de aprendizaje.

A medida que vayamos regresando al aula y las instituciones académicas se centren en la reaper­tura, se determinará cómo se verá la educación en el futuro y cómo encajan los nuevos méto­dos y tecnologías de enseñanza en línea.

La tendencia que se está viendo es moverse a un modelo de enseñanza híbrido, en donde se combina el aprendizaje de forma remota con el aprendizaje presencial. ¿Qué componentes de un curso se pueden desarrollar de forma virtual y cuáles de forma remota? La respuesta depende de la materia.

Una versión de esta modalidad que ha sido es­tudiada en los últimos años es el salón invertido (flipped classroom). Este es un modelo de apren­dizaje combinado en el que las ideas tradicio­nales sobre las actividades y la tarea del aula se invierten. En este modelo, los instructores hacen que los estudiantes interactúen primero con el nuevo material para la tarea de forma remota, usualmente mediante videos. Luego, usan el tiempo de clase para discutir la nueva informa­ción y poner esas ideas en práctica.

«Múltiples investigaciones académicas han encontrado que la educación virtual o en línea tiene, por lo menos, la misma validez y exigencia académica que la presencial».

DISMINUYENDO LA BRECHA DIGITAL
Como mencionamos, el movernos de forma apresurada a una educación remota de emergen­cia no tomó en consideración las necesidades de los estudiantes y maestros que no contaban con una infraestructura de comunicaciones apropiada para apoyar dicho esfuerzo. Esto puso de mani­fiesto los niveles de brecha digital presentes en los diferentes entornos geográficos, lo que afectó, en mayor proporción, a los estudiantes de bajos recursos y las zonas rurales.

Podemos ver que hay una tendencia a que el aprendizaje híbrido, una combinación de en­señanza presencial y enseñanza remota, sea la modalidad de enseñanza que predomina en los próximos años.

Lo anterior requiere que los gobiernos provean acceso a la infraestructura de comunicaciones (internet) necesaria para que todos los estudian­tes puedan acceder en igualdad de condiciones. Sin una intervención significativa, recurrir a la tecnología en la pandemia perpetúa y exacerba las disparidades en el acceso y la calidad de la educación.

ANTES DE LA PANDEMIA, SE PENSABA QUE LA EDUCACIÓN VIRTUAL NO TENÍA LA MISMA VALIDEZ Y EXIGENCIA ACADÉMICA QUE LA PRESENCIAL. ¿ESO QUEDÓ EN EL PASADO?

Múltiples investigaciones académicas han en­contrado que la educación virtual o en línea tiene, por lo menos, la misma validez y exigencia académica que la presencial. En el caso de la educación virtual, esta requiere un grado supe­rior de autonomía por parte del estudiante. Pero valga aclarar una vez más: la enseñanza remota de emergencia no debe confundirse con la edu­cación en línea.

¿ES POSIBLE COMBINAR LAS DOS MODALIDADES O ES NECESARIO ELEGIR?
Luego de pasar por la experiencia de los pasados meses, la mayoría de los docentes se ha familiarizado y han aceptado el reto de implementar
innovaciones tecnológicas en el aula. Esto es un gran paso, ya que la resistencia al cambio es una de las fuerzas detractoras de la educación en línea. Es el mejor momento para que continúen con ese esfuerzo y lo combinen con la modalidad presencial.

¿QUÉ SE VIENE PARA EL 2022?
La tendencia indica que la modalidad híbrida es la que va a predominar. Esta la provee a la institución, al igual que la educación virtual una forma de resiliencia. (I)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

LO MÁS LEÍDO