lunes, abril 15, 2024
spot_img
InicioOpiniónVivir dignamente, entre todos y en paz

Vivir dignamente, entre todos y en paz

Lucila Lema

Comunicadora social, videasta, traductora, gestora cultural, poeta y narradora kichwa Otavalo. Ha colaborado con organizaciones indígenas como la Conaie, la Ecuarunari y Confeniae.

El Ecuador siempre me sorprende. Y hoy me sorprenden sus ciudadanos, sus pueblos que pese a una pandemia que ha dejado miles y miles de muertos, más la crisis política y de corrupción que vivimos se ha acercado a votar y ha demostrado al mundo que cree en la construcción de la democracia.

Pero esta demostración quedaría vacía si estos mismos pueblos no habrían demostrado históricamente que igual o más importante que la democracia representativa es la democracia participativa, el involucramiento de los ciudadanos en la vida pública del país, más allá del voto. Eso le da más legitimidad a su participación política.

Y hoy, es importante no perder de vista que esta incidencia no hubiera sido posible sin el papel activo de los movimientos sociales (mujeres, jóvenes, ambientalistas, LGBTI, etc.) e indígenas para platear propuestas de país y llevar a cabo medidas de hecho, e incluso actuar orgánicamente por un mismo objetivo.

Me atrevería a decir que este proceso, de décadas, ha coadyuvado para los resultados que tenemos hoy en día frente a las elecciones presidenciales. Por ello, he escuchado con cuidado opiniones de asombro que encuentran inexplicable que un candidato indígena y “relativamente nuevo” esté peleando el segundo lugar en las elecciones de este 7 de febrero. “De una a la segunda vuelta” dicen muchos a manera de burla, como si toda la historia vivida por las 14 nacionalidades indígenas, el pueblo negro y gran parte del pueblo mestizo no contaran.

Sea cual sea el resultado final considero que el espacio conseguido por Yaku Pérez, más que un objetivo individual refleja un anhelo colectivo y legítimo que tiene más de 500 años de vigencia, y que ha sido escrito con la sangre de muchos líderes y defensores de la vida.

En los pueblos indígenas aún está vigente eso de “mandar obedeciendo”, es decir la historia no la hace un líder como tal, la hacen los pueblos a quiénes el cabecilla sirve. Entonces, no se trata solo de una figura individual; más allá de las cualidades personales de Pérez como luchador social, se trata de un proyecto político histórico y colectivo.

Se trata de un plan que se sintetiza en el Estado Plurinacional: vivir dignamente entre todos y en paz. Hemos trabajado y seguimos trabajando desde distintos ámbitos para que esto se entienda.

Por ello, creo que una de las prioridades es la generación de un diálogo plurinacional que genere acuerdos con los diferentes sectores para que cada uno ponga su parte para hacer caminar bien al país. Pero igual de necesario será mantener claridad y firmeza frente a puntos innegociables como la continuación del extractivismo desmedido, la privatización de sectores estratégicos, la corrupción descarada, entre muchos puntos de interés colectivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

LO MÁS LEÍDO