miércoles, mayo 22, 2024
miércoles, mayo 22, 2024
spot_img
InicioOpiniónHambre Cero. Un reto del presente para el futuro próximo

Hambre Cero. Un reto del presente para el futuro próximo

Pablo Cruz

 Pablo Cruz Molina*

Chef, emprendedor gastronómico, consultor y docente. Veinte y seis años en la actividad profesional y dieciséis en la academia universitaria en Quito con dos maestrías de especialidad: Recreación y Aprendizaje lúdico e Innovación en la gestión del patrimonio gastronómico. Amante de la cocina ecuatoriana, llevándole a presentar ponencias en prestigiosas universidades internacionales.

 En el año 2015, los paises miembros de la las Naciones Unidas, plantearon un llamado a toda la población mundial y sobretodo a los estados a adoptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible  (ODS) con la finalidad de promover la erradicación de la pobreza extrema, proteger al ecosistema y que los habitantes del mundo gocemos de paz. La meta decumplimiento se planteó para el año 2030. Son 17 objetivos con los que se comprometieron los gobiernos para implementarlos en la planificación de sus respectivos estados. Aquí el link para que puedan acceder a más información sobre este tema:  https://www.ec.undp.org/content/ecuador/es/home/sustainable-development-goals.html  

Se creería que el Objetivo 2, denominado Hambre Cero, es el que amerita la atención de los que trabajamos en el campo de la alimentación. Cabe señalar que los objetivos tienen una  interacción sistémica entre ellos y muchas veces trabajam en simbiosis para su aplicación. Para entender este punto hay que razonar que la connotación de la palabra hambre no se refiere solamente a saciar el apetito, sino que es la nutrición apropiada para un individuo. Entonces si nutrimos de manera correcta (Nutrición, Cultura, Agricultura, Producto local, Economía popular y solidaria, etc.) a todo el mundo, se estará trabajando en concordancia con otros 15 objetivos de los 17. Es impresionante como la alimentación correcta y la aplicación responsable del sistema alimentario, tiene que ver con prácticamente todo este manifiesto, esto quiere decir desde su producción, transporte, comercialización, uso y consumo.  

Si hay hambre cero en las condiciones explicadas anteriormente, habrá Salud y Bienestar (Objetivo 3), Ciudades y comunidades sostenibles (Objetivo 11), Producción y consumo responsable (Objetivo 12), entre los otros objetivos no menos importantes. 

Para el año 2050 se estima que  el planeta tendría aproximadamente 9 mil millones de personas. Abastecer de alimentos a toda esta gente es un reto extremo no sólo por la atención que merece el humano sino por la atención que merece el sustento de esta necesidad que es el planeta Tierra. En condiciones actuales de consumo se espera que para el año 2050 se eleve la temperatura del planeta en 4 ó 5 grados centígrados, con su consecuente afectación medioambiental. La alimentación es la causante del 30% de la producción de gases invernadero,  por eso el objetivo de Hambre Cero con todas sus particulares descritas significa que podría mejorar y prolongar el desastre climático si lo hacemos de la manera correcta.

La tecnología que conjuntamente con la investigación científica tendrán que tomar un rol determinante para promover las soluciones que se necesitan en este momento para ir aplicándolas lo más pronto posible. Tiene que haber un debate más significativo y ético sobre el manejo genético de plantas y animales, Investigación nutricional y aplicación culinaria de productos como insectos y otros no usados, fomento de cultura gastronómica local para volver a usar productos y métodos de cocción relegados, aplicación de metodologías de gestión administrativa sostenibles, difusión de prácticas de agricultura orgánica, desarrollo de mejores sistemas de transporte, almacenamiento y distribución, Evaluación de comportamiento y hábitos de consumo, así como la planificación sistémica de mejoras al respecto, Modelación de productos alimenticios innovadores. En fin, existen muchas líneas de investigación al respecto y podrían sumarse muchísimas más. La investigación debe articularse para que equipos multidisciplinarios aporten con su expertise para que las soluciones sean globales, democráticas y no discriminatorias. Nos necesitamos todos, agricultores, médicos, nutricionistas, empresarios, gastrónomos, gestores culturales, científicos, biólogos, sociólogos, antropólogos, historiadores, así como necesitamos que la academia proyecte nuevas profesiones dentro de sus claustros buscando especialidades que antes no existían. En el pais necesitamos una Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT) más fuerte, para que articule las políticas académicas de investigación, innovación y desarrollo. Necesitamos una Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLADES) para que articule dichas políticas de los objetivos generales en programas y proyectos nacionales.  

Es un trabajo de todos, no sólo de los que de alguna manera vamos trabajando en estos temas. Insisto es de todos. Cada uno desde su espacio e involucrándose e involucrando a los demás  

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Video Prefectura

LO MÁS LEÍDO