lunes, abril 15, 2024
spot_img
InicioOpiniónLa libertad de prensa, y un ejercicio laboral de precariedad

La libertad de prensa, y un ejercicio laboral de precariedad

EdduCordova
Por: Eduardo Córdova.

Fue en 1993 cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó al 3 de mayo como el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Con esta proclama se entiende a la libertad de expresión como un tema intrínseco y como consecuencia de estos dos aspectos, una democracia saludable…

Ahora bien, el debate sobre la propiedad de los medios es clave para entender la dimensión de lo que implica la “libertad de prensa”, y con ello, confirmar si efectivamente se mantuvo o incluso, se reforzó una sacralización del libre mercado sin intervención del Estado, o más grave aún, favoreciéndolo, sin tomar en cuenta lo dispuesto en la Constitución sobre la distribución de frecuencias.

Pero este tema, harto analizado, que topa las sensibles fibras de los propietarios de los medios de comunicación y que su solo análisis es visto como una afrenta para deslegitimarlo y calificarlo de injerencias violatorias a su derecho de informar y expresarse libremente, no será detallado en esta reflexión.

En esta ocasión, a propósito de uno de los objetivos de la conmemoración de esta fecha que es rendir homenaje a los periodistas que han perdido sus vidas en el desempeño de su profesión, se destaca lo que la Fundación Periodistas sin Cadenas ofrece a través de un estudio que lo dio a conocer Diego Cazar Baquero, periodista, cofundador y editor general de La Barra Espaciadora y miembro de la antes mencionada fundación.

Dicho estudio toma como punto de partida al secuestro y asesinato de los tres periodistas de Diario El Comercio y que tres años después, el caso sigue en la impunidad. Este hecho, ha permitido conocer las condiciones en las que trabajan los periodistas en este país, y ofrece varios ejemplos:

Tres de cada 10 periodistas en seis provincias analizadas, aseguran que sus contenidos sobre la pandemia fueron censurados.

En Cotopaxi, el 85% de los periodistas ha tenido dificultades para acceder a información pública durante la pandemia.

El 12,3% de los periodistas ha recibido algún tipo de presión del gobierno nacional en algún momento de su carrera.

El 52,5% de los periodistas han sido censurados alguna vez.

En los Ríos, 45% de los periodistas gana menos de 400 dólares y apenas el 15% de los periodistas gana entre 800 y mil dólares; lo propio en Cotopaxi, donde el 70% de los periodistas gana 400 dólares o menos.

El estudio también evidencia que para suplir las necesidades básicas, muchos periodistas cumplen otras funciones en otras áreas productivas e incluso se desempeñan en relaciones públicos, asesores de empresas, empresarios o políticos, lo que pone en riesgo la transparencia de dichos profesionales, ante una precarización laboral.

Basta con regresar a ver estas cifras para dimensionar los riesgos de la libertad de expresión, su efecto en la libertad de prensa y la calidad de la democracia. (O)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

LO MÁS LEÍDO