viernes, abril 19, 2024
viernes, abril 19, 2024
spot_img
InicioOpiniónTratado de Libre Comercio. Con los alimentos no es buena idea

Tratado de Libre Comercio. Con los alimentos no es buena idea

Por Pablo Cruz Molina (*)

Pablo Cruz

Hemos oído por boca del presidente Lasso, incluso antes de su posesión, el 24 de mayo, la firme decisión de incorporar al Ecuador a un sistema de libre comercio con varias naciones. Esto significa que se podría negociar con muy bajos aranceles o arancel cero productos ecuatorianos en otros países y que se pueda tener productos extranjeros en nuestro país.

Me voy a referir en especial a los alimentos que es lo que más o menos tengo cierto conocimiento. Pareciera que estos tratados de libre comercio son muy beneficiosos debido a que vamos a contar con productos importados y nuestros productores podrán exportar y crecer económicamente. Hay detalles dentro del proceso alimenticio que analizando un poco podría darnos una visión más amplia y hacernos pensar si en verdad es una buena idea contar con este sistema comercial internacional.

La agricultura y las actividades que concierne su desarrollo es la fuente de la alimentación, por ella cada territorio y población ha ido construyendo su cultura gastronómica. La base de la agricultura son las semillas y la tierra. Las semillas se las protege poniéndolas en las manos de los agricultores para que las usen y las intercambien una y otra vez. Así se hacen infinitas y no se pierden.

 Tristemente se conoce que si un país firma un Tratado de Libre Comercio (TLC), los agricultores de ese país no podrán intercambiar semillas debido a que existe un propietario de la patente de la misma o sea un derecho comercial. Lo que deberán sembrar los agricultores  son semillas pagadas a los laboratorios que poseen su patente genética, empresas como Monsanto o Dupont.

Colombia posee un gran conflicto al respecto desde el año 2010 que se promulgó la resolución 970, que prohíbe el intercambio libre de semillas en su territorio; hasta la fecha no se llega a un consenso pese a las movilizaciones campesinas para protestar por este derecho que busca una agricultura sostenible, soberana y justa. Es contradictorio pensar en libre comercio pero no hay libertad de tener en mi propiedad semillas de cualquier producto agrícola autóctono.

En México pasa exactamente lo mismo y cada vez es menor el maíz de las variedades nacionales para ir dando paso a semillas manipuladas genéticamente y más alarmante saber que el país es invadido de maíz producido en los Estados Unidos que llega a menor precio debido a los incentivos y subvenciones que reciben los grandes agricultores norteamericanos sobre todo en semillas modificadas, pesticidas y abonos químicos y maquinaria.

La tierra también se afecta con prácticas de agro industria. Los agricultores saben que la naturaleza debe regularse por medio de sembríos rotativos, esto permite reponer la fertilidad el suelo. Por ejemplo las leguminosas aportan nitrógeno y viene bien cuando se ha sembrado maíz, esta es una práctica muy común en nuestros Andes.

La industrialización de la agricultura trae monocultivos que empobrecen el suelo que debe ser abonado con fertilizantes químicos y por ende dañino para la salud. Los productos de semillas manipuladas, abonados con químicos se hacen débiles ante las plagas y por tal motivo deberán ser fumigados con más químicos todavía.

La agricultura y su industrialización van procurando pocas variedades de productos. Lo que más rápido se vende. Con pocos productos se perderán variedades por no ser comerciales. Será más fácil comprar una funda de papas pre cocidas importadas que encontrar en el mercado unas papas chauchas Esto a la postre cambiará los hábitos de alimentación y por ende la cultura alimenticia.

La ganadería y pesquería no están alejadas de este conflicto. Será muy fácil comprar salmón importado de un sistema de crianza en hacinamiento que hace que coman sus heces fecales y estén llenos de antibióticos que encontrar una buena corvina procedente de la pesca artesanal. Habrá leche en polvo y productos lácteos de todas las marcas y características. 

El producto ecuatoriano es más caro por ser de tipo artesanal o semi industrial, orgánico, con políticas laborales adecuadas y no podrá competir comercialmente, entonces muy pocos productos podrán ser vendidos en el exterior. Se venderán aquellos únicos en calidad como el chocolate fino o el café, el camarón, el atún en conserva, algo más del comercio de nostalgia para los hermanos migrantes pero nada más.

La balanza comercial quedará más afectada aún. Y las preguntas sin respuesta salen a flote, qué pasará con los agricultores, ganaderos, pescadores, empresarios y emprendedores del área de los alimentos, qué nos darán de comer, qué pasará con esas tierras abandonadas, cómo afectará el medio ambiente esta industria agrícola y la transportación de productos que vienen de lejos, qué pasará con nuestra comida tradicional.

No podemos cerrarnos al comercio regional y mundial pero antes de pensar en exportar debemos pensar en ir solucionando los problemas locales. Esta semana se oyó que los arroceros no tienen el pago justo por el quintal que es de 32 a 35 dólares por saco. Se pueden imaginar qué pasaría si llega un arroz de 10 o 20 dólares el quintal. Bueno la verdad es que yo si se que pasaría. Al final el consumidor pagaría lo mismo y el beneficio seria para importador y los arroceros tendrían que buscarse la vida de otra forma. Este ejemplo del arroz lo multiplicamos por muchos productos como el maíz, las papas, el plátano, la yuca, la cebolla, aceite, el atún, los fideos, etc.

Las abuelas decían antes de correr aprende a gatear y caminar. Mi pesar porque  otra vez más no se le da importancia a la alimentación sana, limpia y justa.

(*) Chef, emprendedor gastronómico, consultor y docente. Veinte y seis años en la actividad profesional y dieciséis en la academia universitaria en Quito con dos maestrías de especialidad: Recreación y Aprendizaje lúdico e Innovación en la gestión del patrimonio gastronómico. Amante de la cocina ecuatoriana, llevándole a presentar ponencias en prestigiosas universidades internacionales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

LO MÁS LEÍDO