viernes, junio 21, 2024
viernes, junio 21, 2024
spot_img

Amigo…

A más de ser un buen amigo y excelente compañero de labores, Alberto Cueva Sarmiento fue un ser humano excepcional, y cuesta mucho mencionarlo en pasado, porque Beto es, sí es, porque está y estará presente como aquella persona dispuesta siempre a colaborar, ayudar y contribuir. Con él no había excusa o pretextos, siempre tenía una respuesta amable, respetuosa y comedida.

Beto, como lo conocíamos, trabajó por 10 años como camarógrafo y productor audiovisual de Ecuador Tv en Cuenca, allí muchas personas pueden dar testimonio de su gran compromiso en el ámbito laboral, su responsabilidad frente a lo que se le encomendaba, pero además y, sobre todo, su calidad y calidez como persona. Con él compartieron muchos momentos colegas como Luis Enrique Zamora, César Tacuri, Carlos Ochoa Jr. y muchos más, con quienes en su debido momento armó equipos de trabajo y cumplieron a cabalidad con sus responsabilidades.

Cuando dejamos los Medios Públicos recibí, casi de inmediato, su apoyo y respaldo para dar fuerza a nuestra propuesta de Periodismo Público. Beto nos colaboró con reportes e informes permanentes desde el sur del país, siempre estuvo muy pendiente y dispuesto para perfeccionar esta nueva iniciativa de comunicación.

A más de la producción audiovisual, Beto tenía otra gran pasión, la música. Fue bajista con fuerte gusto por el rock, además fue amante de otras expresiones culturales y artísticas, lo que le permitían a él, como persona, tener una sensibilidad especial en ciertos temas de la vida.

La madrugada de este lunes, su esposa, Aurora, nos comunicó por el chat de Periodismo Público que Beto no logró superar una complicación en su salud y que había fallecido pocos minutos antes. Beto fue una víctima más del despiadado covid-19, parecía que lo superaba, pero las secuelas que dejaron esta enfermedad resultaron mortales.

Al recordar a Alberto Cueva, un buen amigo mencionaba que él fue un ejemplo de ser humano, solidario, colaborador, con metas, buen padre y buen amigo y no se equivoca, realmente, Beto fue una persona excepcional, que le aportó mucho a nuestro equipo de trabajo, a su familia, a sus compañeros y amigos y a la comunicación de su ciudad natal, Cuenca.

Qué duro y difícil es escribirlo, aceptarlo resulta casi imposible, nuestro querido amigo Beto Cueva ha partido, se fue de forma repentina, con muchas metas por alcanzar aún, dejándonos ejemplo de cómo ser siempre mejores personas y buenos trabajadores.

Gracias por el tiempo compartido, por los buenos deseos y el respaldo ofrecido en cada momento. Tu recuerdo nos fortalecerá permanentemente, amigo. (O)

Video Prefectura

LO MÁS LEÍDO