miércoles, junio 30, 2021
Inicio Opinión La dolorosa agonía de la Red Metropolitana de Bibliotecas

La dolorosa agonía de la Red Metropolitana de Bibliotecas

Pablo Salgado periodista y es escritor

Por Pablo Salgado J.*Escritor y Periodista

Se conoce a una ciudad por sus bibliotecas, se dice con frecuencia. Y es cierto. Quito, por tanto, no solo está mal, sino muy mal. Y no solo Quito. El Ecuador es el único país de la región que no tiene un Sistema Nacional de bibliotecas públicas. Es más, ni siquiera tenemos una Biblioteca Nacional digna. Y la Red Metropolitana de bibliotecas agoniza, en medio de la precariedad, el quemeimportismo y la ignorancia. Una a una, las bibliotecas en las parroquias van desapareciendo; de 27 ya solo quedan 7.

Todos sabemos, lo vivimos día a día, que Quito atraviesa por uno de sus peores momentos. Una ciudad a la deriva, sin planificación, sin modelo de gestión y administración, sin metas ni objetivos. Una ciudad con los peores indicadores de pobreza, de desempleo, de inseguridad. Una ciudad acosada por continuos y permanentes denuncias de irregularidades y corrupción. La única ciudad del mundo que termina  la construcción de su Metro y no tiene ni operadora ni modelo de gestión. De Ripley.  Y por si fuera poco, con un Alcalde con grillete y a punto de ser removido de sus funciones.

Todos los aspectos de la ciudad se han deteriorado. Todos. Y por supuesto también la cultura y los patrimonios. Sin políticas públicas, sin planes de reactivación, sin ordenanza para la cultura. Una ciudad Patrimonio de la Humanidad, que tiene a su Centro histórico cada vez más vaciado y deteriorado. Una Secretaría de cultura convertida en productora de eventos. Y, por si fuera poco, con su Red Metropolitana de bibliotecas abandonada, sin presupuestos; ignorada y maltratada.

Y a la Red Metropolitana de Bibliotecas, precisamente, es a lo que ahora quiero referirme.

Hace dos años, en la Feria del libro de Quito, que fue presencial, el stand de la Red Metropolitana de bibliotecas fue, de lejos, el mejor. No solo porque era el único que tenía actividades interactivas permanentes para los asistentes, sobre todo jóvenes y niños, sino porque presentó su planificación, sus nuevos servicios y, además, habilitó la carnetización para afiliarse y poder acceder, al fin, al préstamo de libros a la casa.

Era el resultado del trabajo de la Coordinadora de la Red Metropolitana de Bibliotecas, la escritora Liset Lantigua, quien anteriormente había dirigido la Biblioteca García Márquez, en UNASUR.  Luego de un marasmo de muchos años, la Red de Bibliotecas  inició un proceso de modernización, de articulación, de capacitación, y de facilitar el acceso al libro. Un proceso que tenía como objetivo el evitar que las bibliotecas sigan cerrándose y desapareciendo, pues  -como dijimos- de 27 bibliotecas que conformaban la Red metropolitana  ya solo quedan 7.  Las bibliotecas en las parroquias son aún más olvidadas y maltratadas; sin presupuestos ni personal. Siguen funcionando por el amor y la entrega de sus bibliotecarios que, con plata y persona, luchan para que no se cierren. Tal como sucedió, por ejemplo, con la biblioteca de Tumbaco cuando el ex Secretario Diego Jara ordenó transferir el espacio de la biblioteca a la Zonal municipal para que lo habiliten como balcón de servicios. Poco le importó la biblioteca. Y fue la firme postura de la bibliotecaria y la movilización de la ciudadanía lo que impidió que se cerrara la biblioteca.  

Muchos usuarios recordamos cuando, como estudiantes, acudíamos a la Biblioteca municipal en el Centro histórico, era un lugar obligatorio para nuestras consultas. Y, con el tiempo, se convirtió en un espacio amable y querido.  Lamentablemente, hoy está totalmente desactualizada en sus fondos bibliográficos; desde el siglo pasado, más de 30 años, no existe un fondo de adquisiciones. Un 70% del fondo de la Biblioteca es descartable, por libros en mal estado, mal encuadernados, repetidos, etc. y deberían ser reciclados.

La Biblioteca pertenecía anteriormente al Centro Cultural Metropolitano, en donde era la cenicienta y apenas recibía el 3% del presupuesto del Centro. Se lo transfirió a la Secretaría de Cultura para que reciba un mejor trato. Se le concedió un presupuesto de 190 mil dólares pero lastimosamente se redujo, para este 2021, a solo 50 mil dólares para atender las necesidades de 7 bibliotecas, lo cual refleja el nulo interés que el Municipio y la actual Secretaría de Cultura tienen por la Red de bibliotecas. Y las vacantes se llenan no a través de un concurso público transparente, sino por los vínculos de las autoridades y, no es secreto, por pedido expreso de los concejales.

Es impresentable el maltrato que recibe la Biblioteca, a tal punto que se le negó incluso la suscripción -por mínima cuantía- de los diarios nacionales que deben reposar en la biblioteca como fuentes de consultas periódicas que no se deben interrumpir. Hoy podemos consultar los periódicos de hace 100 años porque, precisamente, la biblioteca los adquirió. Además es  una ofensa a una gran cantidad de usuarios, sobre todo de la tercera edad, que frecuentan la hemeroteca para leer los diarios. Ese es también el rol de una biblioteca, recibir a los usuarios de todas las edades. Y brindarles un trato digno.   

Lo más penoso es que del escuálido presupuesto -50 mil dólares anuales-  al 15 de junio, no se ha ejecutado un solo centavo, por las trabas y los constantes obstáculos que la propia Secretaría de Cultura impone a través de sus funcionarios administrativos que desconocen los procesos culturales.  El maltrato a las bibliotecas se refleja también en el presupuesto del Centro Cultural Benjamín Carrión (que guarda la biblioteca de escritor lojano), que tiene también 50 mil dólares como presupuesto anual, incluso ahora que administra una segunda casa. Implorando y mendigando consiguieron que se le otorgara 11 mil dólares más, para adquisiciones. Pírricos presupuestos que revelan a una Secretaría y a un Municipio incapaces de entender la importancia de las bibliotecas, las publicaciones y la lectura. A propósito, ¿cuántos títulos ha publicado la Secretaría de Cultura en estos dos años? Ni uno. Cero. Impresentable.

Por esa misma razón -la ignorancia- la Secretaría de Cultura aún no ha cancelado, en dos años, los apenas 5 mil dólares de la cuota anual que el Municipio, como punto focal, debe abonar al Programa Iberbibliotecas. Este incumplimiento pone en riesgo los fondos que ganaron tres proyectos de lectura para la ciudad de Quito.  Hay dinero para la contratación de luces, para shows, para tarimas en los barrios, pero no para cumplir sus compromisos con la cultura.

El entusiasmo inicial que la Coordinadora Liset Lantigua imprimió en la Biblioteca Metropolina, motivó e ilusionó a los 30 funcionarios que trabajan en ella. Pero el herbor duró muy poco. Como es obvio, se fue diluyendo conforme aumentaban los obstáculos y el quemeimportismo de las autoridades.  Es inconcebible que los propios funcionarios de la Secretaría de Cultura, a la que pertenece la Red, sean los que, por ineficiencia e ignorancia, se hayan encargado de dificultar el trabajo de la Coordinadora. Esto colmó la paciencia de Lantigua y el pasado 30 de mayo -como antes lo hizo Juan Martin Cueva-presentó su renuncia irrevocable: “La visión reducida y limitada de los funcionarios en estos puestos al interior de la Secretaría de Cultura ha debilitado a todo el sistema y ha afectado a la institucionalidad, lo cual ha redundado en una vulneración de los derechos culturales de la ciudadanía, que requiere de decisiones correctas, fomento y sostenimiento, de lo conseguido con esfuerzo y trabajo a lo largo del tiempo.”

De su parte, Luz Elena Coloma, concejala y presidenta de la Comisión de Áreas Históricas, se ve impotente ante la incapacidad administrativa de la Alcaldía para ejecutar y resolver los temas de cultura y patrimonio a través de la Secretaría y las Fundaciones.  En relación a la Red Metropolitana de bibliotecas afirma: “He pedido por escrito al Alcalde una explicación; espero me conteste. No puede ser que exista todo un calvario para la ejecución de los proyectos culturales.  No puede ser que no se pague a Iberbibliotecas, o no se pueda comprar el servicio de diarios y revistas para el uso de la gente. El área legal bloquea y bloquea. No puede ser que la Coordinadora de la Red de bibliotecas renuncie con una carta tan dramática. Y me duele profundamente. La Secretaria de Cultura, tiene 0% de ejecución. La Fundación Museos de la Ciudad apenas 16%, la Fundación Teatro Sucre 17%, y el Instituto Metropolitano de Patrimonio 5%. Esto no puede ser; el modelo tan centralista del Municipio lo hace inviable.”

Quito es actualmente una de las ciudades de Latinoamerica con las peores condiciones para el acceso al libro. Y lo que es mas grave, no tiene planes en estudio y peor en ejecución para el fomento del libro y la lectura. Tampoco para digitalizar las bibliotecas, los museos y los contenidos de los centros culturales.  Y ni se diga para generar plataformas virtuales de acceso ciudadano. Mientras en otras ciudades latinoamericanas se alienta el acceso a una biblioteca, presencial y virtual, y se genera una gran cantidad de iniciativas para el fomento de la lectura, en Quito se cierran los pocos espacios que aún quedan y se obstaculiza cualquier iniciativa para reactivarlas.  Una ciudad que no lee, nunca podrá ser una ciudad de conocimiento y, por tanto, una ciudad productiva.

Quito es una ciudad de servicios, y sus principales autoridades deberían priorizar el acceso al conocimiento. Quito es una ciudad cultural y patrimonial y esa condición debería ser el principal factor para la reactivación económica y turistica; para la construcción de un modelo de ciudad; y también para recuperar el autoestima y el sentido de pertenencia de sus habitantes, ahora tan venida a menos.

Nos corresponde a los ciudadanos exigir respeto a una entidad que, como la Biblioteca Municipal, es  una de las más emblemáticas de la ciudad. Quito no puede seguir deteriorándose tanto. Quito debe exigir el pleno  respeto a sus derechos culturales y patrimoniales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

LO MÁS LEÍDO

Big Money: clientes reciben con aplausos a Miguel Ángel Nazareno

La Fiscalía General del Estado ejecutó un operativo en Quevedo (Los Ríos), dentro de un caso de...

Gobierno adelanta las edades en el Plan de vacunación contra el covid-19

A partir del lunes 5 de julio, el Ministerio de Salud (MSP), adelantará el Plan de vacunación...

Llaman a juicio a Ola Bini por presunto acceso no consentido a sistema telemático

El experto informático Ola Bini fue llamado a juicio por supuesto acceso no consentido a un sistema...

Carlos Gruezo sustituye a Damián Díaz en la selección en Copa América

El volante de marca Carlos Gruezo viajó a Brasil y reforzará a la selección ecuatoriana de fútbol...