viernes, enero 7, 2022
Inicio Opinión Mi despedida y último escrito al país en que nací

Mi despedida y último escrito al país en que nací

Alexis Ponce

Por Alexis Ponce, activista defensor de derechos

No. No más. Estoy harto y cansado. No volveré a escribir ya nunca más, sobre las cotidianas basuras, tan invisibles para la inmensa mayoría tan acostumbrada al mierdero, de tanto olerlo.

CACOSMIA se llama la patología que tiene el Ecuador entero. Averigüen ustedes qué significa. No tengo por qué facilitarles el conocimiento.

Éste es mi último escrito. Nunca más volveré a escribir -ni a luchar- por quienes no lo merecen, por otros iguales a, o tan peores que, sus verdugos y sus amos.

Haber envejecido luchando los últimos 39 años de mi vida, haber recibido 17 amenazas de muerte públicamente avisadas entre 1999 y 2008, haber hallado despedazada una vez la cunita de mi hija recién nacida, con un cuchillo clavado en la mitad de la sagrada cunita, en señal de advertencia dejada por los corruptos aparatos gubernamentales de ese entonces, haber encontrado la casa donde vivía, vuelta patas arriba, haber tenido que aceptar guardaespaldas armados del Estado, haber vivido intentos de atentados, agresiones, detenciones e infames calumnias por creer en lo que sinceramente creí y luché; haber luchado a diario contra las fumigaciones fronterizas durante 8 años y contra la guerra Antidrogas desde el inicio de su aplicación regional más moderna en 1999, haber aportado a derrotar esa guerra Antidrogas en el subcontinente, haber aportado a tantas causas y casos, a tanta gente y tanta comunidad, haber participado en la despenalización de la homosexualidad y del cannabis de uso medicinal, en las luchas contra la corrupción, la banca chulquera y la despiadada élite offshore, haber apostado tanto a la educación en valores y derechos ¿de qué mierda sirvió, de qué nos sirvió, de qué le sirvió a este nada inocente país acostumbrado a la servidumbre, de qué sirvió vivir luchando, si tanta gente negocia la suerte de un país, con tal de salvarse ella?

Los ecuatorianos del 2021 dejaron perder la vida, la memoria, la inteligencia, el corazón y el alma de una república. Ya luché 39 años de mi vida. Suficiente tiempo para darme cuenta y decir basta y constatar que fue en vano haber luchado tanto para defender a gentes absolutamente cacósmicas (es decir inconscientes de su patología, que hace que una sociedad entera se regodee oliendo la inmundicia y las heces como si fueran un perfume).

Sólo la vida merece que la hubiera vivido así, tan intensamente. Y mis hijas. Y las que amé y Aquella que amo. Y la gente buena que cada día se convierte en minoría. Pero ya estuvo bueno, fue suficiente tiempo para saber, por fin, que no merece amor ni lucha aquello que no ama, ni lucha, ni defiende lo alcanzado y logrado, ni todo lo que se hizo por ella.

Me dedicaré, así lo decidí el 18 de noviembre, día del nacimiento de mi madre muerta, y lo pongo por escrito hoy…

Me dedicaré sólo a mi espacio creado en 2016: “LA CANTERA EMBRUJADA”, es decir a mis pasiones: la música, la nostalgia, los libros y la historia. E inauguraré mi nuevo espacio musical online de ‘La Cantera’, que será transmitida todos los domingos de 6 a 7 pm, con reprise los miércoles de 10 a 11 am, en Radio Éxitos FM Online TV, que me dio la oportunidad de recomenzar mi programa radial otra vez.

Me dedicaré a la pedagogía formativa, mediante CONSULTAS PRESENCIALES Y ONLINE, CHARLAS DESDE LA EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTO ALCANZADO, y LIBROS, ya no a través de insulsas redes, a l@s pacientes desde la LIGA DEL CÁNCER DE SENO.

Me dedicaré a MUJERES CONTANDO: a sus espacios de escritura editorial donde recordaré sólo historias lejanas, ATEMPORALES. Y lo mismo haré en los otros cuatro espacios digitales que me abrieron sus puertas: Radio La Calle de Quito, Periodismo Público de Ecuador, Ciencia y Libertad de México y Aporrea de Venezuela. Escribiré de memoria sobre la memoria.

Pero, sobre todo, me dedicaré a escribir LIBROS INÚTILES que algo le digan a mis amadas hijas y a mis amadas criaturas en el mundo. Y a mis 666 demonios que me habitan la retina de mi tiempo ya vivido.

Me dedicaré a guiar pacientes y familias cuidadoras con la Asociación que fundé, para el buen uso del CANNABIS MEDICINAL, terapéutico y paliativo. Y para empezar “emprendimientos” como le dicen hoy al sistema de empobrecimiento decoroso.

Me dedicaré, en fin, a amar partir y partiré. Y a amar más que nunca una república adorable que no existe en esta geografía: un Asteroide que se llama B-612. A esas vidas y a esas historias me debo. A ese amor sin fin me dedicaré. La actualidad, la coyuntura, la sucia política criolla, la lucha sin compañía ni futuro, la insoportable levedad de tantos seres, esta topografía repetitiva y ciega, no merecen la pena, ni una sociedad como ésta y menos aún redes sociales tan vacías, tan fatuas, tan sin memoria, tan fachas y cobardes.

Hay tanto por decirte, planetita Tierra, desde el cine, la poesía, las artes, la cocina, la memoria, la literatura y… la edad vivida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

LO MÁS LEÍDO

Posibles irregularidades en contrato para proceso de selección del Defensor Público

CPCCS pagará $63.160 a contratista de Guayaquil que proveerá de oficina en Quito...

Sistema educativo fiscal sin clases por incremento de casos covid-19

El Ministerio de Educación (MinEduc) suspendió las actividades académicas, virtuales y semipresenciales, en todos los establecimientos del...

El volcán Wolf inició actividad eruptiva en las islas Galápagos

Cerca de la media noche de este jueves 6 de enero, se reportó la erupción del volcán...

La nueva estrella de En Contacto y el Día del Periodismo

Por Pablo Salgado J. escritor y periodista La cámara enfoca, una y otra vez,...