domingo, abril 14, 2024
spot_img
InicioOpiniónUna foto, cien recuerdos

Una foto, cien recuerdos

Alexis Ponce

Por Alexis Ponce, defensor de derechos

La foto si mal no recuerdo es del año 1992. Mientras en la Plaza Grande de Quito, impulsábamos con la APDH y otras entidades civiles, una Campaña contra la mala práctica médica y los derechos humanos de la población con VIH-SIDA. A mi lado (estoy al micrófono, guambrito hablando algo), se halla el cantautor Jaime Guevara, con quien nunca más volvimos a vernos ni hablar desde un desagradable incidente durante el gobierno de Rafael Correa, incidente en el que tanto Jaime, sus seguidores y militancias, como el ex- presidente y el aparato de propaganda (la Secom), me crucificaron públicamente, sacando de contexto el texto de mi carta de reclamo a Rafael por las expresiones que tuviera sobre Jaime, a raíz de un incidente callejero en que el pocas pulgas y osado Guevara provocó al pocas pulgas y osado ex- mandatario.Qué tristeza no haber podido lograr nunca más un tiempo para dialogar y encontrarme con ambos. En el caso del «Chamo», espero que todo le vaya bien a Jaime en su vida. Esas rupturas que son para siempre, las he conocido en estos últimos 7 años y en pandemia. Y ni la muerte logra restañar heridas.

Se han ido muertos amados, sin dirigirme la palabra en vida, debido a estas razones de país, dividido en motivos ideológicos a extremos de no hablarse más.La chica de atrás que ladea su mirada se llama Yolanda Gaón, fue la co-organizadora del evento, ella fue dirigente de una de las primeras fundaciones del tema VIH SIDA en el Ecuador. Era muy hermosa y trabajadora. Se que sigue luchando hasta hoy. Con ella estuve en varios actos y eventos y luchas. Y me conoció a raíz de que se enteró de mi lucha en el primer caso que tuve en el tema: un despido laboral a un humilde trabajador con VIH en una empresa privada muy conocida y poderosa que violó el secreto médico para despedirlo. Él venía a mi oficina con su anciana madre fallecida poco después… lo vi llorar al obrero y me juré luchar por el tema. En una época tan, o más prejuiciosa, que hoy, en este país de las edades medias reiteradas. Aunque perdiéramos el caso, lo defenderé, le dije. Y en efecto lo perdimos ante la cadena más poderosa de alimentos del Ecuador. Recuerdo que acudí ante mi hermano de luchas y militancia en el MIR, el Dr. Patricio Ycaza (+), para intentar demandar al Estado, los médicos y la empresa. Pero el tiempo judicial había pasado y ni Patricio ni yo podíamos hacer más ante semejante muro. El trabajador falleció y me sentí muy mal, como con deuda de no haber vencido a una mega empresa capitalista discriminadora y a un Estado hecho para nunca hacernos justicia a los pacientes y sus cuidadores. En esa época también impulsé reuniones colectivas en mi antigüa oficina para que los pacientes y familiares de pacientes víctimas de negligencias médicas se organizaran en un comité nacional. Así lo hicimos. Y publicamos el primero y único afiche de tal comité que luego desapareció y cuyas sobrevivientes siguen en pie gracias a la Vida. Entre ellas la madre ejemplar Carmita Carmen Susana Cornejo Alarcon. Recuerdos multiplicados en una sola foto. Faltaban cinco años para que yo fuera papá por vez primera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

LO MÁS LEÍDO